Ventajas de los miniordenadores: bajo coste y bajo consumo

Muchos aficionados a la informática e incluso empresas han empezado a adoptar los llamados miniordenadores. Dadas sus grandes ventajas, se han vuelto muy populares en los últimos tiempos a pesar de sus bajas prestaciones.

De hecho, los miniordenadores no están pensados para utilizarlos en solitario, sino conectados a un servidor o un complemento. Se trata de PC de dimensiones reducidas, con una RAM y un disco duro altamente inferiores a los de los ordenadores convencionales.

¿Qué sentido tiene comprar este tipo de miniordenadores? Vamos a ver algunas de sus ventajas.

 

Ventajas de comprar un miniordenador

Cuando hablamos de miniordenadores, nos referimos a los llamados clientes livianos o thin client. Productos como el Raspberry Pi thin client en sus diferentes versiones se han vuelto una inversión muy interesante, ya que podemos conseguir un ordenador de bajo coste y bajo consumo por apenas unos 30 euros.

Las principales ventajas de los minipcs las encontramos en su versatilidad. A través de un Raspberry thin client, conectado al televisor, podemos trabajar con él como si fuera un ordenador convencional. Podemos comprobar el correo electrónico o conectarnos a Internet sin problemas, pero no desarrollar tareas que requieran un amplio uso de la RAM.

Otra de las grandes ventajas de los miniordenadores es su bajo consumo. Al tratarse de piezas tan pequeñas, resultan mucho más económicos en términos energéticos. No obstante, eso no hace que pierdan en uso. Podemos utilizarlos conectados a un servidor central que nos permita echar mano de la capacidad de procesamiento necesaria.

Uno de los beneficios que también aportan los mini PC es que apenas hacen ruido. No requieren ventiladores, ni partes móviles para que la computadora se enfríe. En este sentido, su durabilidad es mucho mayor y no requieren un mantenimiento tan costoso y complicado.

 

Otros usos de los miniordenadores

Las posibilidades de estos minipcs son enormes. Los miniordenadores no sólo nos sirven para utilizarlos como un thin client y conectarnos a Internet. Podemos añadirlos por ejemplo a una televisión y convertirla en una SmartTV con conexión a Internet, DivX, Xvid, etc.

Otro de los usos que se ha dado a estos ordenadores es para el aprendizaje. Muchos colegios y centros educativos han empleado el Raspberry o miniordenadores para que los niños puedan aprender a manejar un ordenador o incluso programación web, sin que apenas suponga un coste elevado para la institución.

¿Estás utilizando un miniordenador? ¿Qué uso le estás dando actualmente? Nos gustaría conocer tu opinión al respecto.

Qué riesgo tienen las aplicaciones online con muchos usuarios  

Creas una página web en la que los usuarios pueden registrarse libremente y generar contenido. Un foro, una red social, una página de contactos, una plataforma de blogging, lo que sea. Al principio parece que hay poca gente y el trabajo más duro consiste en promocionarla para que cada vez se registren más usuarios. Te toca invertir mucho dinero en publicidad, además de enviar tu web a miles de contactos para que se registren gratuitamente.

La gente sólo se siente atraída por las páginas en las que hay mucha gente, especialmente cuando se trata de páginas de contactos y redes sociales. Si hay pocos usuarios, lo normal es que tenga mal aspecto y la gente no se registra precisamente porque ve que no hay casi nadie registrado y usando esa página.

El riesgo llega cuando consigues que miles y miles de usuarios se registren en tu página y empiecen a generar contenido todos a la vez, además de utilizar las funcionalidades que hayas introducido en su página de usuario, desde su buzón de correo a posibilidad de crear contenido dinámico en la página.

aplicaciones online
¿Qué riesgo implican las páginas con muchos usuarios?

El principal problema viene de la velocidad y estabilidad de la página. Cuando hay muchos usuarios conectados al mismo tiempo, lo normal es que la página se quede en stand-by. Hay un exceso de solicitudes a la vez y el servidor no puede atender a tanta demanda. Una de las razones por las que esto se produce es porque no puedes abarcar todo el tráfico que está llegando.

La dificultad que presentan las páginas con usuarios y en las que estos pueden generar contenido tiene un nombre: la escalabilidad. Crecen tan rápido estas páginas que te es casi imposible hacer previsiones de aquí a un año. Al principio, es posible que incluso con un plan de hosting corriente o un VPS te sirva, porque no tienes demasiados usuarios. Pero como la página empiece a tener éxito, es muy probable que tengas que cambiar pronto de servidor.

El problema de esto es que la página va creciendo cada día, a veces de manera exponencial, y de un día para otro ves superadas todas tus expectativas. Creías que tenías un súper hosting con el que podrías dar satisfacción a todos tus usuarios, pero lo cierto es que no te está funcionando. Necesitas pasarte a uno o varios servidores dedicados casi con toda seguridad.

¿Por qué no hacer las cosas bien desde el principio? Si no sabes si la página va a despegar de repente de aquí a dos meses, lo que muchos suelen hacer es contratar directamente el servidor dedicado, o incluso un cloud server, que facilitan mucho más las ejecuciones simultáneas de procesos largos que consumen mucho ancho de banda. Máxime cuando hablamos de páginas en las que se suben imágenes y vídeos, o contenidos pesados.

Por razones de seguridad, también es mucho mejor no tener que compartir hosting con otros usuarios y tener tu propio servidor dedicado. ¿Estás creando una página para muchos usuarios? ¿Cuál es tu experiencia?

¡Se acerca la pelea de robots gigantes!

El futuro está aquí, al fin la tecnología es lo suficientemente avanzada para hacer realidad lo que hasta hace poco sólo era posible en las películas, hace poco les compartimos una nota sobre el drone con cámara inteligente que te sigue a donde vayas, pero esto va un paso más allá.

El pasado mes de junio fue una fecha histórica para la comunidad Geek internacional, al darse a conocer un video en donde la compañía americana MegaBots retaba a la japonesa Suidobashi Heavy Industry al primer duelo de robots gigantes entre ambas naciones, si te perdiste el desafío original, te lo recordamos:

Sin perder tiempo y haciendo honor a su tradición guerrera, los nipones aceptaron el reto, confiados en la victoria pues los robots gigantes, o Mechas, pertenecen tradicionalmente a la cultura de Japón, sin embargo, Suidobashi quiso ir más allá.

En un principio, la idea de los Estadounidences era un combate a distancia mediante bolas de pintura, algo así como un Gotcha Gigante, pero los japoneses pusieron las cosas más interesantes al aceptar el duelo con la condición de que fuera  un combate cuerpo a cuerpo:

En definitiva eso es algo para lo que el Mark II de MegaBots no estaba preparado, pues en general es una máquina lenta y pesada, no apta para un combate mano a mano, es por ello que, viendo cercana la posibilidad de una derrota inminente, los gringos crearon un Kickstarter para financiar su causa y poder realizar las adaptaciones necesarias y poner a tiro al Mark II, incluyendo en el proceso a colaboradores como empresas de desarrollo de armamento, robótica e incluso a la NASA (¿Eso se puede considerar como hacer trampa?).

La meta del Kickstarter era reunir 500 mil dólares para la actualización del robot, lo cual se logró e incluso se superó a finales de septiembre.

Ahora, MegaBots ha anunciado que comenzará con la actualización del Mark II, para que esté listo para la gran pelea que se llevará a cabo a mediados de año 2016. Los Geeks del mundo están pendientes. ¿Y tú, de qué lado estás? De los ostentosos Americanos o de los orgullosos Japoneses. En lo personal, voy con los nipones.