Ventajas de los miniordenadores: bajo coste y bajo consumo

Muchos aficionados a la informática e incluso empresas han empezado a adoptar los llamados miniordenadores. Dadas sus grandes ventajas, se han vuelto muy populares en los últimos tiempos a pesar de sus bajas prestaciones.

De hecho, los miniordenadores no están pensados para utilizarlos en solitario, sino conectados a un servidor o un complemento. Se trata de PC de dimensiones reducidas, con una RAM y un disco duro altamente inferiores a los de los ordenadores convencionales.

¿Qué sentido tiene comprar este tipo de miniordenadores? Vamos a ver algunas de sus ventajas.

 

Ventajas de comprar un miniordenador

Cuando hablamos de miniordenadores, nos referimos a los llamados clientes livianos o thin client. Productos como el Raspberry Pi thin client en sus diferentes versiones se han vuelto una inversión muy interesante, ya que podemos conseguir un ordenador de bajo coste y bajo consumo por apenas unos 30 euros.

Las principales ventajas de los minipcs las encontramos en su versatilidad. A través de un Raspberry thin client, conectado al televisor, podemos trabajar con él como si fuera un ordenador convencional. Podemos comprobar el correo electrónico o conectarnos a Internet sin problemas, pero no desarrollar tareas que requieran un amplio uso de la RAM.

Otra de las grandes ventajas de los miniordenadores es su bajo consumo. Al tratarse de piezas tan pequeñas, resultan mucho más económicos en términos energéticos. No obstante, eso no hace que pierdan en uso. Podemos utilizarlos conectados a un servidor central que nos permita echar mano de la capacidad de procesamiento necesaria.

Uno de los beneficios que también aportan los mini PC es que apenas hacen ruido. No requieren ventiladores, ni partes móviles para que la computadora se enfríe. En este sentido, su durabilidad es mucho mayor y no requieren un mantenimiento tan costoso y complicado.

 

Otros usos de los miniordenadores

Las posibilidades de estos minipcs son enormes. Los miniordenadores no sólo nos sirven para utilizarlos como un thin client y conectarnos a Internet. Podemos añadirlos por ejemplo a una televisión y convertirla en una SmartTV con conexión a Internet, DivX, Xvid, etc.

Otro de los usos que se ha dado a estos ordenadores es para el aprendizaje. Muchos colegios y centros educativos han empleado el Raspberry o miniordenadores para que los niños puedan aprender a manejar un ordenador o incluso programación web, sin que apenas suponga un coste elevado para la institución.

¿Estás utilizando un miniordenador? ¿Qué uso le estás dando actualmente? Nos gustaría conocer tu opinión al respecto.